Cómo invertir en el AIM desde España

Por   |   Verificado por Andrew Boyd   |   Actualizado 14 de Diciembre de 2022

La mayoría de las personas con fondos para invertir habrán oído hablar de la LSE, el principal mercado de acciones del Reino Unido, con unos 2.500 valores cotizados. Muchos menos conocerán el AIM (Alternative Investment Market), que es un submercado de la LSE.

El AIM, creado en 1995, está diseñado para ayudar a las empresas más pequeñas a acceder al capital del mercado público en lugar de fuentes privadas, cotizando en una bolsa con normas menos restrictivas que la cotización principal de la LSE. Cada empresa debe contar con un asesor designado (comúnmente conocido como NOMAD), una empresa de finanzas corporativas o de contabilidad que le proporciona asistencia tanto en la fase de salida a bolsa como en el cumplimiento continuo de la normativa.

Empresas más pequeñas y posiblemente más arriesgadas

Como consecuencia de las normas de cotización más relajadas, las empresas que cotizan en el AIM tienden no sólo a ser más pequeñas, sino que también pueden ser más volátiles y, por tanto, más arriesgadas. Los inversores del AIM, en general, son inversores más experimentados y conocedores, con un gran apetito por el riesgo, o inversores institucionales que cuentan con los recursos necesarios para llevar a cabo una meticulosa diligencia debida.

Invertir en empresas que se consideran arriesgadas y especulativas podría hacerle perder todos sus fondos invertidos, aunque siempre existe la posibilidad de obtener ganancias de capital si da con la empresa adecuada por suerte, intuición o conocimiento del mercado.

Esta guía no es en absoluto una recomendación para invertir en el AIM, pero su intención es explicar las opciones, el procedimiento y los pros y los contras en caso de que se decida por esta vía de inversión.

¿En qué se puede invertir?

Formas de invertir en el AIM

Al igual que su matriz, la LSE, el AIM cuenta con índices de mercado que reflejan los movimientos de precios de algunas o todas las acciones cotizadas. Entre ellos se encuentran el FTSE AIM All-Share Index, el FTSE AIM 100 Index (100 mayores empresas por capitalización bursátil) y el FTSE AIM UK 50 Index (50 mayores empresas británicas por capitalización bursátil). Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre con los índices de mercado FTSE LSE, no hay fondos indexados que intenten reflejar exactamente el rendimiento de ninguno de los índices AIM.

Esto deja a los inversores con los dos métodos de inversión estándar restantes - ETFs y acciones de empresas individuales - aunque cualquiera con un gran apetito de riesgo (y posibles pérdidas significativas) podría considerar la inversión en CFDs (Contratos por Diferencia).

Fondos cotizados (ETF)

Los ETF ponen en común el dinero de los inversores que han comprado participaciones en el fondo para adquirir una cesta diversificada de valores, como acciones de empresas y bonos de interés fijo. Los ETF individuales suelen tener como objetivo seguir un índice de mercado, un sector, una materia prima o una estrategia de inversión concretos. Los ETF cotizan en bolsa y se pueden comprar y vender participaciones en ellos del mismo modo que se negocian las acciones.

Ya se ha establecido que no hay ETFs que sigan el índice AIM. Pero hay un ETF que probablemente tenga participaciones en acciones cotizadas en el AIM, aunque el propio fondo cotice en la LSE:

  • iShares MSCI UK Small Cap UCITS ETF (LON: CUKS)

Los ETFs, al tener participaciones bursátiles diversificadas, suelen considerarse menos arriesgados que la inversión en acciones de empresas individuales. Pero un ETF especializado en empresas de pequeña capitalización puede tener un mayor potencial tanto de crecimiento como de pérdidas de capital que un ETF que invierta en empresas más grandes y consolidadas.

Acciones de empresas individuales

Un método alternativo de inversión en el AIM consiste en seleccionar una o varias empresas que cotizan en el AIM y comprar directamente acciones de ellas. Sin embargo, tenga en cuenta que invertir en empresas individuales conlleva un mayor riesgo: todos los huevos están en la misma cesta.

Si decide que tiene suficiente apetito por el riesgo y que esta vía de inversión es la adecuada para usted, aquí tiene algunas de las mayores empresas del AIM cuyas acciones podría considerar:

  • Horizonte Minerals PLC (AIM: HZM)
  • Abcam PLC (AIM: ABC)
  • Jet2 PLC (AIM: JET2)
  • ITM Power PLC (AIM: ITM)

Contratos por diferencia (CFD)

Se trata de una forma de inversión verdaderamente especulativa que no deberían utilizar los principiantes en el comercio de acciones ni nadie que no esté dispuesto a arriesgar una parte importante de su valor de inversión -o incluso todo- ante la posibilidad de obtener una ganancia a corto plazo.

Cuando usted negocia un CFD no toma la propiedad de las acciones, sino que simplemente acuerda intercambiar la diferencia de precio de las acciones que se produzca entre la fecha de inicio y la fecha de finalización del CFD. Si el precio de la acción sube, usted recibe un beneficio. Si el precio de las acciones baja, usted paga la pérdida. Los CFD sólo se mencionan aquí porque el AIM ya es un mercado especulativo. Operar con CFDs en el AIM es aún más especulativo.

¿No está seguro de qué distribuidor de acciones utilizar?

Dónde invertir en el AIM

eToro

En el sitio web de

eToro is a multi-asset investment platform. The value of your investments may go up or down. Your capital is at risk.

eToro

Destacados

  • Opere e invierta en los mejores instrumentos financieros, incluyendo una amplia selección de acciones.
  • eToro está regulado por CySec, FCA y ASIC
  • Sus fondos están protegidos por protocolos de seguridad líderes en el sector.

¿Busca la mejor plataforma de inversión de España? Compara las opciones con Finty.

¿Es la primera vez que invierte?

Cómo invertir en el AIM

Paso 1: Elegir un corredor

Hay cientos de plataformas de negociación de acciones en línea entre las que elegir. Al comparar las opciones, compruebe sus importes de corretaje, retirada de efectivo y comisiones de inactividad, así como los valores negociables ofrecidos (que deberían incluir ETF y acciones).

El corredor que elija debe tener acceso al AIM. Para tener toda su actividad de inversión en un solo lugar, es posible que también quiera acceder a los mercados de acciones estadounidenses y europeos desde el mismo corredor.

Algunos corredores ofrecen operaciones sin comisión en los ETF. Si ha decidido invertir en acciones, busque un corredor que ofrezca acciones fraccionarias, ya que algunas empresas del AIM tienen precios astronómicos por una sola acción: más de 1.000 libras y más.

Paso 2: Decidir cuánto invertir

Invierta sólo lo que pueda permitirse perder, porque los mercados de valores son volátiles. Si no puedes soportar las pérdidas a corto plazo, es mejor que esperes hasta que puedas hacerlo, o que planees invertir sólo a largo plazo.

Paso 3: Transferir fondos a su cuenta

Agregue fondos a su cuenta de operaciones con una transferencia bancaria, el método más comúnmente aceptado.

Puede pasar algún tiempo hasta que los fondos se compensen antes de que pueda empezar a operar. Tenga en cuenta que su corredor puede requerir una cantidad mínima de depósito.

Paso 4: Elegir entre acciones y un ETF (o una combinación de ellos)

Los ETF están diversificados en una serie de empresas, por lo que suelen experimentar una menor volatilidad de precios que las acciones de empresas individuales y pueden ser mejores para la inversión a largo plazo.

Los inversores a corto plazo que esperan obtener rápidas plusvalías (pero también están preparados para sufrir pérdidas) pueden preferir comprar acciones. Los ETFs a menudo pueden negociarse sin comisiones.

Paso 5: Configurar el pedido

Dependiendo del corredor que utilice, puede elegir entre muchos tipos de órdenes.

Una orden a precio de mercado es la más sencilla, ya que no requiere prácticamente ninguna configuración. Una vez ejecutada, obtendrá las acciones al siguiente precio de mercado disponible para la acción o unidad de fondo.

Si tiene una estrategia específica en mente, necesitará más opciones en cuanto a la configuración de las órdenes. Algunos corredores tienen órdenes altamente personalizables que pueden ser activadas por eventos, lo que significa que puede comprar o vender cuando la acción o el fondo elegido alcance un objetivo de precio.

Paso 6: Realice su pedido

Cuando esté satisfecho con todas sus decisiones, envíe su orden para que sea ejecutada.

Paso 7: Supervise su inversión

La inversión en acciones no debe ser una actividad que se fije y se olvide. Incluso si tiene la intención de invertir a largo plazo, debe estar atento al rendimiento de la empresa o del fondo y a los movimientos de los precios. Esto es especialmente importante en un mercado más volátil como el AIM.

¿Todavía no está seguro?

Ventajas y desventajas

  • El AIM es un mercado más especulativo. Existe la posibilidad de obtener importantes plusvalías con las acciones de empresas pequeñas pero de rápido crecimiento si se puede realizar una investigación meticulosa y detallada o se confía en el asesoramiento de expertos en el mercado de probada eficacia.
  • Aproximadamente una cuarta parte de las empresas del AIM pagan dividendos a los accionistas.
  • Existe la posibilidad de diversificar el riesgo. Diversifique su cartera eligiendo un ETF de pequeña capitalización para reducir la volatilidad.
  • Acciones fraccionarias. Posea una parte de una empresa en la que no podría invertir de otro modo, comprando acciones fraccionarias o unidades del ETF.
  • El AIM es un mercado más especulativo. Existe la posibilidad de obtener importantes pérdidas de capital en acciones de pequeñas empresas que no llevan mucho tiempo en el mercado y/o que no pueden cumplir los requisitos reglamentarios más estrictos del consejo principal de la LSE.
  • Se requiere más tiempo de investigación y seguimiento de los precios porque es un mercado volátil.
  • Alrededor del 75% de las empresas del AIM no pagan dividendos a los accionistas.